La solicitud indicaba que el cantante es una amenaza para la seguridad de los ciudadanos estadounidenses

y una mala influencia para la juventud del país

La Casa Blanca respondió a la petición de deportación cursada en el portal ‘We the People’ contra el cantante Justin Bieber después de su arresto en una comisaría del estado de Florida a principios de 2014, aunque lo hizo para dejar el caso «en otras manos».

«Sentimos decepcionarles, pero no vamos a comentar sobre este caso», respondió la Casa Blanca, la cual, debido a su compromiso de contestar a peticiones ciudadanas que sumen más de 100 mil firmas, se vio en la obligación de dar una respuesta pues casi 275 mil firmas respaldan la petición para que Bieber sea deportado a Canadá.

«Los términos de ‘We the People’ dicen que ‘para evitar una influencia indebida, la Casa Blanca puede negarse a abordar determinados casos relacionados con el cumplimiento de la ley (…). Así que vamos a dejar a otros que comenten sobre el caso del Sr. Bieber», agrega la nota.

«Aún así estamos contentos de que se preocupen por los problemas de inmigración debidos a que nuestro sistema (migratorio) actual no funciona», apunta.

Justin Bieber deberá comparecer en un tribunal de Miami, en una fecha pendiente de establecer, en el juicio en su contra por conducir bajo la influencia de sustancias tóxicas y a velocidad excesiva y por resistencia a la autoridad sin violencia. El 29 de enero el cantante canadiense se declaró «no culpable» de los cargos que enfrenta en un tribunal de Miami.