»Quiero llorar cada vez que la miro»… La intérprete tejana acaba de celebrar su primer Día de la Madre desde que diese a luz a su hija Maxwell Drew la semana pasada.

Jessica Simpson, de 31 años, asegura no poder ser más feliz por lo que no es de extrañar que afirme que la maternidad haya sido su mejor experiencia.

«Estoy enamorada del bebé Maxwell», podía leerse en la página personal que posee la mamá primeriza y ahora diseñadora de moda en Twitter esta misma semana.

«Quiero llorar cada vez que la miro. La maternidad ha sido sin lugar a dudas la mejor experiencia de mi vida», añadía la artista estadounidense famosa por su versión de la canción de Nancy Sinatra These Boots Are Made for Walkin.

Recordemos que el pasado uno de mayo, tras una larga espera, venía al mundo la pequeña Maxwell Drew, la primera hija para Jessica Simpson y su prometido Eric Johonson. «Estamos tan agradecidos por todo el amor, ayuda y oraciones que hemos recibido. Esta ha sido la experiencia más grande de nuestras vidas», anunciaba la feliz pareja al poco de nacer su hija.