No parece la misma persona… En medio de las polémicas sobre las dietas milagro, la anorexia y la importancia de

la alimentación saludable, esta cantante prefiere moldear su cuerpo a golpe de ratón. Las nuevas tecnologías permiten retocar las fotos para borrar imperfecciones pero esto ya es pasarse.

Christina no ha tenido problemas a la hora de hacerse unos cuantos retoques para el anuncio de su nueva fragancia, Royal Desire. Ha decidido pasar del gimnasio y dejar el ‘trabajo duro’ a los fotógrafos y sus ordenadores, que han conseguido que la cantante parezca otra.

Y si bien es cierto que Aguilera estaba comenzando a cuidarse de nuevo, lo que no puede pretender es que de la noche a la mañana aparezca más delgada que nunca sin que el público se dé cuenta.

Lo de borrar granitos, brillos y celulitis en las fotos de los anuncios de belleza, pase. Pero eso de hacer una auténtica metamorfosis y poner una imagen más propia de la Primera Comunión es pasarse un poco ¿no?

No hay necesidad de marcar huesos a base de ‘photoshopear’ un cuerpo, en especial tratándose de un tema tan controvertido como el tema de la belleza y el impacto que causa sobre quienes perciben que debe ser sinónimo de delgadez. Christina está estupenda y debería aceptarse tal y como es.

La artista tal vez debería meditar bien este asunto y elegir una imagen más acorde con la realidad de su físico