Además, el matrimonio ha sido acusado de pertenecer a los Illuminati. Cuando Beyoncé y Jay-Z eligieron para su hija un

nombre bonito y original como Blue Ivy (Hiedra Azul), no tenían ni idea del efecto que iban a provocar en las calenturientas mentes de los teóricos de la conspiración. Resulta que, según las especulaciones de numerosos internautas a los que debe faltarles más de un tornillo, el nombre del bebé demuestra las tendencias satánicas de sus padres y su filiación a los Illuminati, una supuesta sociedad secreta tan popular como los Templarios entre los conspiranoicos.

Así, las «investigaciones» de estos señores llevan a la alarmante conclusión de que Blue es un acrónimo de «Born Living Under Evil» (Nacida viviendo bajo el mal) e Ivy lo sería de «Illuminati’s Very Youngest» (La más jóven de los Illuminati) o «Illuminati’s Victorious Youth» (La juventud victoriosa de los Illumininati». Otros rumores apuntan a que el nombre escrito al revés, Eulb Yvi, significa «hija de Lucifer» en Latín, algo que puede desmentir fácilmente cualquier estudiante familiarizado con esta lengua. Cómo están las cabezas…

Los40.com