Solo llevan juntos ocho meses pero parece que cuando el amor ha vuelto a llamar a la puerta de JLo y no está dispuesta a dejarlo escapar.

Al parecer, la pareja no quiere esperar a llevar un año de relación para convertirse oficialmente en marido y mujer, lago que no ha hecho ni pizca de gracia al entorno de la del Bronx.

La revista Star ha llevado a su portada la que podría ser una de las bodas sorpresa de 2012: Jennifer Lopez y su apuesto bailarín Casper Smart. Según el entorno más cercano a la artista, «todo el mundo piensa que ella ha perdido la cabeza», incluso su madre Guadalupe está tratando de advertirla diciendo que «va a cometer el mayor error de su vida» si se casa con el joven de 24 años.

Pero a pesar de la diferencia de edad, JLo parece estar decidida y parece ser que incluso han pensado ya en el enclave perfecto para darse el ‘sí quiero’: México.

Tras los primeros rumores destapados por el diseñador Roberto Cavalli cuando JLo le encargó un vestido «para una ocasión especial», ahora la revista Star asegura que ambos están decididos a dar un paso más en su relación.

Al parecer, todo sucedió cuando ambos disfrutaban de unas vacaciones en Acapulco. Allí decidieron llamar a sus familias para comunicarles la feliz noticia.

«Jennifer llamó a su madre, a su hermana y a algunos amigos desde Acapulco… Dijo que ella y Casper habían decidido casarse en México. Su madre pensó que se habían fugado pero Jen se rió y dijo que solo era cuestión de tiempo», cuenta la fuente.

Al entorno más cercano de la cantante no le gusta nada el tinte que ha tomado esta situación ya que tienen miedo de que Casper solo esté detrás del dinero de la famosa latina. Según sus amigos, JLo ya estaría dispuesta a zanjar varios acuerdos prematrimoniales relativos a los asuntos económicos para dejar claro que lo suyo es 100% amor.