A la diva del Bronx tan solo quiere ser feliz y creer que los demás también lo son


Jennifer Lopez le gusta pensar que todas las personas que habitan el planeta son felices, por lo que trata de evadirse de todas las noticias dramáticas que aparecen en los medios de comunicación y se convence a sí misma de que la vida es siempre ideal, una actitud que –como ella misma revela– solía enervar a sus antiguas parejas sentimentales.

«Es gracioso pero lo cierto es que odio leer o ver las noticias, la mayoría de ellas son horriblemente depresivas. Cuando era más joven, uno de mis novios solía llamarme ‘la pequeña niña de color rosa’ porque me gustan las películas cursis que me ayudan a forjar otra imagen de la realidad. No soporto las películas de terror ni los thrillers de miedo. Tan solo quiero ser feliz y quiero creer que el mundo entero también lo es. Obviamente, sé lo que sucede porque no puedes evitar oír hablar de ciertas noticias pero no me gusta rodearme de toda esa negatividad. A veces es demasiado para mí. De hecho, creo que a veces me preocupo demasiado por esas cosas», explicó la exuberante artista a la revista Stylist.

Sin embargo, esta actitud de ingenuidad ante la vida contrasta con la turbulenta vida sentimental de la artista, que nada ha tenido de idílica en los últimos años