La pareja apareció en un evento público de iHeart Radio, en el que posaron junto a los organizadores


Había pasado más de medio año desde que la popular pareja se dejara ver por última vez navegando en yate por las costas de Miami, un prolongado tiempo sin apariciones públicas que intensificó las conjeturas sobre una hipotética separación de la que, hasta ahora, ninguno de los dos se había animado a dar explicaciones.

Haciendo gala de la misma discreción que siempre les ha caracterizado, Enrique Iglesias y Anna Kournikova han demostrado con una simple imagen, que ya circula en Twitter, que su longeva relación de más de 10 años sigue adelante con normalidad y sin alteraciones, ya que este fin de semana ambos posaron sonrientes y tranquilos con los organizadores del festival de música Jingle Bell tras la exitosa actuación ofrecida por el español en el citado evento.

La presencia de la extenista entre bambalinas había pasado desapercibida, entre otras razones, porque el hijo de Julio Iglesias ha decidido ignorar completamente a su pareja en cualquier tipo de conversación hecha pública.

En los últimos meses ambos han dejado sutiles pruebas de que su relación no se ha visto demasiado afectada por el paso del tiempo -ni por la negativa de Enrique a tener hijos-, ya que la venta de su mansión de Miami que tantas especulaciones generó en relación al deterioro de su romance solo demostró, con el paso del tiempo, que la pareja buscaba un nidito de amor mucho más grande.