Demi Lovato dijo que se está concentrando más en su carrera musical ya que actuar frente a una cámara la pone “nerviosa”.

La artista estadounidense encontró la fama en la serie de Disney Channel “Sony With A Chance”, programa que, sin embargo, decidió dejar porque se sentía más cómoda haciendo música.

“En este momento, no tengo que estar delante de una cámara que me sube 5 kilos y me hace sentir tímida sobre la imagen de mi cuerpo”, le dijo Lovato a la revista Glamour en su edición británica.

“Se necesita un nivel de confianza y seguridad que aún estoy trabajando. Cuando esté lista, voy a encontrar el papel adecuado y volveré a actuar, pero por ahora estoy siendo cautelosa y trato de tomar decisiones inteligentes para mí y para mi recuperación”, añadió.

El trastorno de alimentación de Demi la hizo “una persona muy manipuladora”, según sus propias palabras. Ella mentía sobre si había comido o si tenía hambre con el fin de reducir calorías.

En 2010, la cantante realizó una gira apoyando a los Jonas Brothers y fue cuando tocó fondo. Hubo rumores de mal comportamiento porque se sentía lejos de sus familiares y amigos. La crisis terminó cuando Lovato golpeó a una bailarina, tras lo cual buscó ayuda.

«En los meses previos a octubre de 2010 yo estaba en un lugar muy insalubre. Necesitaba ayuda, pero no escuchaba a nadie, hasta que me senté y básicamente organicé mi intervención”, admitió Demi. “Ellos dijeron: ‘tienes que buscar ayuda de forma voluntaria o vas a tener que ser admitida’. Así que no tuve otra opción. Tuve que recibir tratamiento”, finalizó.