La comunicadora debuta con un espacio para la entrevista de personalidad, un género que ha cultivado a lo largo de su dilatada experiencia en el ejercicio

 
Especial prensa.- Con un catálogo de invitados de lujo, los personajes que estarán ante la cámara y la escrutadora mirada de  Aymara Lorenzo, reúnen condiciones que los hacen únicos dentro de la sociedad a la que pertenecen. Así en Alto Perfil veremos cada domingo a las 9:30 p.m. por Globovisión, líderes políticos y sociales, empresarios y emprendedores, guías espirituales y científicos, artistas y deportistas cuya palabra y acción han promovido cambios,  impactado su entorno bien de forma positiva o negativa y trascendido a la escena global.

Las entregas de Alto Perfil serán grabadas en formato digital de 24 minutos de duración. Su equipo de producción se trasladará hasta donde se encuentren esos personajes de proyección, o en todo caso si están en Venezuela, las entrevistas serán realizadas en el territorio nacional.

Personajes como el político colombiano Luis Eladio Pérez Bonilla, actual embajador del vecino país en Venezuela, los ex presidentes de Colombia, Álvaro Uribe, México, Vicente Fox, Chile, Eduardo Frei Montalva, Perú, Alejandro Toledo, Honduras, Manuel Zelaya; así como figuras del espectáculo como Don Francisco, y los cantantes Chino y Nacho; sumados a venezolanos de brillo internacional, conforman la lista de caracteres fuera de serie en esta primera temporada.

Estos son algunos de los líderes que Aymara Lorenzo buscará desmitificar y mostrar en sus claros y oscuros a la audiencia, todos los domingos a las 9:30 p.m. en Alto Perfil a partir de este 17 de noviembre por Globovisión. Su primer invitado será Luis Eladio Pérez Bonilla, actual embajador de Colombia en Venezuela, recordado también por haber sido víctima del secuestro y permanecer en cautiverio durante siete largos años a manos de la guerrilla de las FARC, hasta que en 2008 logró ser liberado.-

Alto Perfil, entrevistas a personajes fuera de series

Domingos a las 9:30 p.m. por Globovisión