La exintegrante de Garibaldi dio a conocer la noticia a través de las redes sociales


Patricia Manterola dio a luz a sus mellizos Matteo y Alesso, en la ciudad de Los Ángeles, California, lugar donde radica desde hace un tiempo.

La bella mexicana compartió la noticia con sus seguidores a través de su cuenta de Twitter: «Gracias a todos por las hermosas felicitaciones del nacimiento de Alesso y Matteo!!! Estoy con el corazón lleno y las manos súperrr ocupadas».

Además de reconocer que ama el aroma de sus bebés: «No hay nada más delicioso q el olor d un bebe!!!! Uf me declaro adictaaaaa…#mamafeliz #amoamisgemelos».

La también actriz se siente feliz y plena, pues aunque la llegada de sus pequeños le llegó de sorpresa, siempre manifestó que es lo mejor que le ha pasado en la vida.

“Estamos encantados con la hermosa doble sorpresa que Dios tenía guardada para nosotros. Nuestro plan era comenzar a buscar el siguiente bebé cuando Lucca cumpliera un añito, y mira, como suele decirse, ¡uno propone y Dios dispone! Ya estoy casi a la mitad del embarazo, los esperamos para el próximo mes de julio», comentó Manterola.

Paty también reveló lo feliz que la hace su esposo, pues sabe que Forrest es el ejemplo perfecto para sus hijos.

«Es una delicia saber que ahora tendré cuatro príncipes enamorados de mí. Hace tres años le pedía a Dios que me mandara un príncipe azul y hoy tengo cuatro. En Forrest tienen un ejemplo espectacular para ser hombres de bien, caballeros que se respeten y se quieran a sí mismos. ¡Me siento la mujer más bendecida del mundo!”.

Manterola cuidó muy bien de su embarazo, realizaba yoga moderada y nadaba. La también cantante subió cerca de 16 kilos los cuales espera bajar pronto, como lo hizo con Lucca, pues comentó que a las tres semanas de haber dado a luz ya tenía su peso ideal. Aunque en caso de no ser así es algo que no le preocupa, pues cada kilogramo vale la pena tenerlo por el bienestar de sus hijos.

La intérprete de ‘Cuerpo y Alma’ mencionó también que tanto su mamá como su suegra la ayudarán a cuidar a sus hijos, lo que les agradece profundamente.