Lady Gaga, en el medio, canta durante la ceremonia de los Grammy en Los Angeles, el domingo 13 de febrero del 2011. (Foto AP/Matt Sayles) LOS ANGELES (AP) – Los admiradores en las gradas se volvieron locos al ver a Lady Gaga. Claro, no todos los días uno

puede observar a alguien llegar a una alfombra roja envuelta en un envase oval iridiscente cargado por un grupo de hombres apenas cubiertos por prendas doradas.

«¡Gaga! Gaga!», gritó la gente mientras la cantante entraba al Staples Center, en Los Angeles, aún cuando fue casi imposible verle la cara o lo que vestía.

Ese no fue el caso con Nicki Minaj. Ella lució un vestido de Givenchy; la parte trasera del cabello estaba teñida del mismo color del diseño de leopardo de su vestido. El resto de su pelo estaba tirado hacia arriba en forma de colmena, con una raya negra enfrente.

«Me encanta cuando la gente dice, ¿Qué vestía? ‘¿No te gustaría ser más emocionante que aburrida?’, dijo.

Cyndi Lauper se topó con Minaj en la alfombra y compararon puntos de vista.

«‘Me encanta como luces»’, apuntó Lauper. «No tengo reglas. Esto es rock ‘n roll, nena, tú puedes hacer lo que quieres».

Eso fue precisamente lo que hizo Esperanza Spalding. La cantante, compositora y arreglista de jazz vistió un vestido verde largo que dijo reflejaba su personalidad.

«Brillante, verde y con varias tonalidades», indicó la cantante de 26 años.

«La amiga de Spalding, Janelle Monae, lució sus colores favoritos: blanco y negro, tanto en un esmoquin de Ralph Lauren como en sus uñas, nueve negras y una blanca. Ella es conocida por su estilo andrógino, así que no esperen verla en vestidos de encaje.

«Sólo si es que vas a mi casa», comentó. «En casa me pongo todos mis vestidos elegantes, hermoso y largos».

___

Los periodistas de la AP Alicia Quarles y Anthony McCartney contribuyeron a este despacho.