La estrella mundial quiere ser el nuevo Michael Jackson… Apto para todos los públicos e inmaculado. Esos son los propósitos que Justin Bieber se ha marcado ahora que en marzo

alcanzará la mayoría de edad. En una entrevista concedida a V Magazine, el adolescente admite que, entre sus objetivos, están seguir siendo una estrella a los 30 años, no cantar sobre sexo y drogas y ser como su ídolo, Michael Jackson.

En realidad los tres retos que se ha planteado Bieber están bastante relacionados. Según ha admitido, no quiere “que la gente piense en mí únicamente como una sensación adolescente”. Y añade: “Quiero ser capaz de hacer lo que hizo Michael Jackson: siempre cantó temas inocentes… No quiero empezar a cantar sobre cosas como drogas, sexo y palabrotas. Nunca me voy a convertir en alguien que los niños y los padres no respeten”.