El cantante colombiano Juanes proyecta realizar con los artistas que lo acompañan en el proyecto Paz sin Fronteras un megaconcierto en la frontera de México con Estados Unidos a fines del próximo año o comienzos de 2011.
En entrevista, Juanes dijo que tiene el propósito «de hacer algo tras el concierto de La Habana (en septiembre pasado), pero aún no hay fecha» y ha hablado con el cantante español Miguel Bosé «sobre hacer algo en la frontera de México y Estados Unidos».

Señaló que el proyecto podría concretarse «a fines de 2010 o en 2011».

«Paz sin Fronteras es algo muy importante para Miguel Bosé y para mí y para todos los artistas que hemos hecho parte de este colectivo», afirmó el cantante nacido en el municipio antioqueño de Carolina del Príncipe hace 37 años como Juan Esteban Aristizábal Vásquez.

Durante una reciente visita a Chile, donde se realizó la entrevista, el intérprete de La camisa negra vestía una chamarra de ese color sobre una camiseta blanca y llevaba una guitarra colgando en su espalda.

Junto a él y varios niños estaba la modelo argentina Valeria Mazza, con quien grabó un comercial en Santiago para una tienda departamental chilena.

Era de noche y la filmación se realizaba en un antiguo barrio de Santiago, el cual se revolucionó por la visita de Juanes, quien firmaba autógrafos en hojas de papel e incluso un par de guitarras para los más fanáticos, además de aceptar las fotografías de rigor.

«Dejaremos que termine este año y en 2010 emprenderemos otro camino con Paz sin Fronteras. Miguel (Bosé) tiene muchos deseos de hacer un concierto en la frontera entre Colombia y Ecuador y también está el de la frontera de México con Estados Unidos», comentó.

El cantante colombiano señaló que «estos conciertos son de un peso emocional muy grande y hay que darles cierto espacio, pero no mucho tampoco porque la idea de Paz sin Fronteras es que siga haciéndose continuamente».

«La idea es que, lentamente, podamos, a través de la música, traer el concepto de una paz mucho más constante y con la intención, a largo plazo, de involucrar en la Carta de los Derechos Humanos el derecho a vivir en paz», comentó.

Juanes revisaba cada cierto tiempo su teléfono celular y no sólo contestaba correos electrónicos y leía noticias, sino que también le contaba a sus fanáticos en la red social Twitter dónde estaba, qué hacía y qué piensa de los principales temas que le preocupan.

«Twitter ha sido una maravilla, celebro mucho su existencia porque me permite estar en conexión directa con el público que va a mis conciertos, que escucha mis canciones, que compra mis discos, es un contacto directo, ya somos todos amigos», apuntó.

Sin dejar su teléfono móvil, gracias al cual se conecta varias veces al día con su esposa, Karen Martínez, y con sus tres hijos (Luna, Paloma y Dante) cuando está en el extranjero, Juanes se confesó como un fanático de la tecnología y las comunicaciones.

«Gracias a este sistema me entero de las cosas que pasan con mis colegas y amigos. En Twitter no hay intermediarios, es una cosa directa con los fans, una herramienta maravillosa que de alguna forma hace ver la parte humana de cada persona», dijo.

Reconoció que «como fanático también sigo a otros artistas y me gusta ver cómo viven, qué hacen. Yo sigo, por ejemplo, a Robi Draco Rosa, me gusta mucho, y por Twitter pude contactarme con él, también con Carlos Vives, con Fonseca, con Alejandro Sanz. en fin».

Añadió: «me gusta mucho ver qué piensa la gente, cómo está viviendo cada país, entonces siempre le pregunto por eso a la gente, no sólo latinoamericanos, sino que también a personas de Japón, Rumania, Polonia, Rusia, entre otros países».

La grabación del comercial para la tienda por departamentos seguía y Juanes aguardaba su turno en su camerino, donde con una guitarra en las manos, con la cual sacaba algunos acordes, comentó que «éste es un momento de calma en mi vida».

«Estoy trabajando en mi nuevo disco, que estará grabado en el primer semestre del próximo año, y en el segundo semestre estará a la venta», acotó Juanes, quien nunca ha evitado referirse a los problemas internos que enfrenta su país.

Apuntó que «en Colombia hay muchísimos problemas y no creo que haya un avance hacia la paz hasta que no cambien las políticas contra la droga porque el problema, en gran parte, es debido al narcotráfico y al problema de la droga».

Agregó que «casi todos los problemas que tenemos, como el paramilitarismo y la guerrilla, además de la delincuencia común y la mafia, todo es problema de la droga, entonces mientras se siga combatiendo seguirá habiendo guerra, balas y sangre».

«El problema es que la droga nunca la van a dejar de consumir, de hecho sigue aumentando el consumo. En la medida que las políticas vayan cambiando Colombia tendrá otra oportunidad. Es un problema muy complejo porque Colombia está polarizada, hay mucha división».

Tras varias horas de filmación llegó el momento del descanso, de pensar en lo que viene: varias horas en avión hasta Miami, donde reside junto a su familia; pensar en nuevas canciones, compartir con su familia y, por supuesto, contar todo eso a sus fans por Twitter.