Una mariposa negra es la nueva acompañante en la vida diaria del cantante británico, ya que así lo muestra

en su página de Flickr el artista Liam Sparkes, quien le grabó el dibujo en la parte superior del abdomen. Aunque este tatuaje tenía la función de regalo de cumpleaños, ya que cumplió 19 años el pasado 1 de febrero, se une también a una larga lista de grabados que ya podrían llegar a los 30.

Aunque en la imagen que ha publicado el creador de la obra no puede apreciarse la cara de Harry, para los fans de One Direction fue muy fácil identificar a su ídolo, gracias al resto de dibujos que cubren su cuerpo. Además, según publicó el portal MailOnline.com, la estrella juvenil compartió con orgullo su nueva incorporación abriéndose ligeramente la camisa cuando celebró su fiesta de cumpleaños.

Lejos de la satisfacción con la que mostró su nuevo dibujo a sus amigos, quizá sea más reservado ante su madre, Anne Cox, quien le pidió a su famoso hijo que no se sometiera a las agujas con tanta asiduidad.

»A la madre de Harry le preocupa que su colección de tatuajes se le vaya de las manos. Cree que se está haciendo adicto a ellos. Está preocupada por los efectos que vayan a tener los dibujos en todo su cuerpo y cree además que puede arrepentirse de alguno de ellos. Su madre está también preocupada porque cree que es la tinta lo que hace que tenga la piel tan mal. Le ha dicho que le saldrán más granos si continúa así, y no solo en la cara», revelaba una fuente al periódico Daily Star.

También Simon Cowell, su productor y mentor desde su paso por la edición británica de ‘Factor X’, le aconsejó al joven que se olvidara de los tatuajes una temporada.

»Simon le sugirió de manera educada que se diera un respiro y que lo reconsiderara. Harry se ha hecho unos 30 tatuajes en el último año», añadía.