El 5 de abril de 1994, el líder de Nirvana se quitó la vida y dejó una de las más importantes herencias del rock


Si el 3 de febrero quedó conocido como «el día que murió la música”, en referencia al accidente de aviación en 1959 que mató a los compositores y músicos de rock Buddy Holly, Ritchie Valens y JP Richardson, el 5 de abril de 1994 se puede considerar como el día en que murió gran parte del rock. Ha sido en esa fecha que una bala salió de la escopeta Remington y atravesó el cráneo del músico responsable de la última gran revolución de la música: Kurt Cobain. El guitarrista y vocalista de Nirvana, de 27 años, puso fin a su carrera, dejando uno de los legados más valiosos del mundo del rock.

Según el informe oficial de las autoridades, si no fuese por el disparo, Cobain habría muerto de una sobredosis de heroína. Extraoficialmente, las teorías de asesinato son comunes, especialmente entre los aficionados. Las circunstancias de la muerte del músico son tan inciertas como su vida. Los rumores que se presentan año tras año sólo contribuyen a aumentar el mito.

Cobain nació en Aberdeen, cerca de Seattle, en 1967. Su personalidad inestable, según personas cercanas, era resultado de dos factores: el divorcio de los padres a los nueve años y los dolores crónicos de estómago que sufrió durante toda su vida. El dolor tan intenso habría agravado su adicción a la heroína como un escape.

La música ha sido otra salida para Cobain. Junto al amigo Kirst Novoselic, hizo su primera incursión en la música. Luego nacía Nirvana, junto a Novoselic, Chad Channing (batería) y Jason Everman (guitarra). El rock sencillo y denso, con un acento punk, hablaba de su vida personal.

Tras el debut del álbum ‘Bleach’ (1989), la banda se estabilizó como un trío. Las impresiones – y especialmente las angustias – de Kurt Cobain sobre su perspectiva de mundo se tornaron frecuentes en las letras de las canciones y en la furia de sus actuaciones. Esta explosiva combinación de melodía y ruido se convirtió en el sello de Nirvana y prácticamente de todo lo que se producía en Seattle.
La vida de Cobain cambió a los 9 años debido al divorcio de los padres Foto: Getty Images La vida de Cobain cambió a los 9 años debido al divorcio de los padres Foto: Getty Images

Con ‘Nevermind’ (1991), Nirvana salió del underground y llevó el rock al mainstream. El álbum más exitoso del trío revela la inestabilidad emocional de Cobain, pero reafirma la potencia musical de la banda, ahora con Dave Grohl en la batería.

El peso de la fama y la presión para tratar con los medios de comunicación era una carga que Kurt no estaba preparado para asumir. Muchas son las teorías acerca de sus últimos años, pero la principal línea de pensamiento se centra en el comportamiento autodestructivo del músico, sumergido cada vez más en las drogas y la depresión.

Lejos de la banda, su vida personal era una montaña rusa de emociones. La relación y luego el matrimonio con Courtney Love fluctuaba entre las declaraciones apasionadas y los ataques de furia. La historia de Cobain ganaba un capítulo más de inestabilidad e incertidumbre. De su relación con Love nació Frances Bean Cobain, la única hija de la pareja, el 18 de agosto de 1992.

Mientras vivía relaciones cada vez más difíciles, profesionalmente Kurt también se enfrentaba a otro reto: tratar de superar a ‘Nevermind’. El disco, que hoy ya asciende a 28 millones de unidades vendidas, hizo que la industria discográfica deseara un sucesor inmediato en las listas. El 13 de septiembre de 1993 la banda lanzó ‘In Utero’, inferior a su predecesor, pero aún así engendrado por la banda más fuerte del momento.

También en ese año, el 18 de noviembre, Nirvana grabó otro éxito, el MTV Unplugged, publicado un año más tarde, tras el suicidio de Cobain.

El principio del fin

Kurt Cobain fue diagnosticado con una laringitis y bronquitis severa  mientras estaba en la ciudad alemana de Munich. Acompañado de su esposa, viajó a Roma para tratarse y descansar. El 3 de marzo de 1994, Love se despertó y encontró al músico inconsciente. El resultado: una sobredosis de champán con Rohypnol, una droga que induce el sueño de manera rápida e intensa.

El músico fue llevado al hospital, donde permaneció inconsciente durante cinco días. Tras su liberación, regresó a Seattle. Courtney afirma que este episodio fue el primer intento de suicidio de su marido.

El día 18 de ese mismo mes, la policía de Seattle recibió una llamada de Love en la que afirmaba que su marido se había encerrado en la habitación con una pistola en un intento de matarse. El episodio se solucionó en ese mismo día. Las autoridades incautaron varias armas en la casa del músico.

Love y amigos cercanos armaron una intervención el 25 de marzo. Inicialmente Cobain se burló del intento, pero finalmente accedió a internarse en el Exodus Recovery Center en Los Ángeles, donde llegó el 30 de marzo.

El período de desintoxicación empezó bien, con visitas de amigos y familiares. Durante su recuperación, recibió a su hija, Frances, con quien jugó. La noche siguiente, el músico se subió a una valla de la institución y se escapó de la clínica. Luego de huir, el líder de Nirvana se tomó un taxi hasta el aeropuerto de Los Ángeles y luego un vuelo a Seattle.

Curiosamente, se sentó en el avión al lado de a Duff McKagan, bajista de la banda Guns N’ Roses, quien relató que Cobain «parecía feliz». En los días 2 y 3 de abril, el músico fue visto en distintos sitios de Seattle mientras Love contrataba al investigador Tom Grant para descubrir dónde estaba su marido.

El paradero de Cobain fue descubierto el 8 de marzo. El electricista Gary Smith, llamado para instalar un sistema de seguridad en la casa del músico en Lake Washington, encontró el cuerpo de Cobain. A pesar de que había visto una pequeña cantidad de sangre en el oído del líder de Nirvana, Smith creía que estaba dormido hasta el momento en que vio la escopeta junto a su mentón.

Los días siguientes estuvieron marcados por honores y numerosos seguidores haciendo vigilia en la casa del músico. La ceremonia de despedida de Cobain se celebró el 31 de mayo de 1999. En esa ocasión, su hija Frances esparció las cenizas de su padre en el lago McLane, en Olympia.

Terra