La cantante estuvo en Londres grabando su videoclip Criminal «asaltando tiendas» y provocando disturbios en la vía pública

Vaya donde vaya, Britney Spears nunca pasa desapercibida. Y si no que se lo digan a los vecinos de la barriada londinense de Stoke Newington que se llevaron un buen susto cuando vieron a la Princesa del Pop y a su novio, Jason Trawick, salir a la calle con una pistola. Los vecinos suspiraron aliviados cuando descubrieron que Britney estaba grabando su nuevo videoclip “Criminal”. En el video, Britney y su novio asaltan una tienda para robar a punta de pistola, y más tarde se ve a la cantante sosteniendo el arma mientras Trawick corre a su lado, quitándose una máscara de esquiar y llevando una bolsa mientras huyen del lugar.

Pero lo que jamás pensó la popstar es que al salir a la calle armada estaría violando la ley. Y es que Stoke Newington fue escenario de violentos motines que sacudieron la ciudad a principios de año, por lo que el gobierno local no admite el uso de armas y le está exigiendo ahora una disculpa a la cantante.

Las reacciones no se han hecho esperar y el propio ayuntamiento de Stoke Newington pide una indemnización: «Creo que Britney Spears debe disculparse y hacer una considerable donación a una caridad de Hackney que tenga que ver con los jóvenes», asegura el concejal Ian Rathbone, «por la grosería y el daño que le ha hecho a esta comunidad». Y añade que “no estamos de acuerdo en el Ayuntamiento de Stoke Newington con que se haya usado la réplica de una pistola, y estamos decepcionados». Sin embargo, hasta ahora la Princesa del Pop no se ha disculpado por la grabación del video, y es poco probable que lo haga.


Los40.com