La propiedad está valorada en más de doce millones de dólares. Beyoncé y su esposo, el rapero Jay Z, están

buscando una casita cerca de la playa en Miami donde asentarse y criar a su primer hijo. Y, según informa la web TMZ, una de las viviendas que han visitado pertenece al mismísimo Ricky Martin. Se trata de una mansión que el cantante adquirió en el año 2005 por unos diez millones de dólares y que ahora vende por más de doce millones.

La casa está situada en una de las zonas más ricas de la ciudad, y, al parecer, los vecinos han expresado cierta tristeza por la partida del puertorriqueño, a quien le había cogido mucho cariño. De momento no sabemos si la parejita le ha hecho ya una oferta, pero suponemos que también serían bien acogidos por las gentes de Miami Beach.