La conocida cantante, que compró la lujosa propiedad en el año 2006 junto a su marido Deryck Whibley , acaba de vender los más de 1.000 metros cuadrados con sus ocho habitaciones

y diez cuartos de baño al jugador de baloncesto de Los Angeles Clippers, Chris Paul, por 8 millones y medio de dólares (casi 7 millones de euros), según publica la web de cotilleos TMZ.

La mansión cuenta con un recibidor de dos pisos, dos despachos, garaje para diez coches, bodega, gimnasio con baño y sauna, zona de lavandería y servicio, así como jardín privado.

La habitación principal cuenta con cocina, chimenea, terraza, amplios vestidores y dos baños.

La artista y su marido se separaron en 2010 tras cuatro años de matrimonio pero a pesar de ello Lavigne insiste en que siempre tendrán una relación cercana.

La expareja trabajó codo con codo en el último álbum de la cantante `Goodbye Lullaby’ y además de amigos,  Lavigne afirma respetar mucho el trabajo de su ex.

«Le respeto mucho como artista. Es una de las personas con más talento que conozco. Hizo un gran trabajo en mi álbum. Somos muy buenos amigos. Le considero mi familia. Nos respetamos mucho y nos cuidamos mutuamente. Estamos muy bien así», declaró.

La cantante actualmente sale con la estrella de la televisión Brody Jenner.

Terra